jueves, 18 de noviembre de 2010

El otoño leones y la melancolía.....


FOTOS DE DRYOCOPUS Y ESTROFAS DE POETAS ILUSTRES



Ya entonces descendiendo

de su altura va el sol, cansada y fría

claridad esparciendo,

y a poco entre armonía

cierra sus ojos el señor del día.



Plácenme los colores

que al bosque dan las luces matutinas:

alégranme las flores,

las risueñas colinas

y las fuentes que bullen cristalinas.



El tibio sol de octubre

la cabellera blanquecina tiende,

y sus hebras desprende

con que la tierra cubre,

ya que negros vapores

no absorban sus escasos resplandores.

Esté el horizonte triste;

¿el paisaje ya no existe?;

un dia rosa persiste

en el pálido poniente...

Llueve, llueve dulcemente.




Dulce chopo,

Dulce chopo,

Te has puesto

De oro.

Ayer estabas verde,

Un verde loco

De pájaros

Gloriosos.


Mi frente cae en mi mano

¡Ni una mujer, ni un hermano!

¡Mi juventud pasa en vano!

-- Mi mano deja mi frente... --

¡Llueve, llueve dulcemente!



¡Tarde, llueve; tarde, llora;

que, aunque hubiera un sol de aurora

no llegará mi hora

luminosa y floreciente!

¡Llueve, llora dulcemente!





Va cayendo la noche: La bruma

ha bajado a los montes el cielo:

Una lluvia menuda y monótona

humedece los árboles secos.




Presurosas huyeron

las horas del verano caluroso:

del álamo frondoso

las hojas se cayeron:

otra estación mi vida

cuenta en quejas inútiles perdida.




Si el turbio remolino

de la copiosa lluvia espacio deja

a su rubia guedeja;

si en medio su camino

espesa niebla fría

la luz no roba que a la tierra envía;




En colina elevada, allá distante

veré en el campo relumbrar el río,

y en el tronco del álamo sombrío

oiré de nuevo al ruiseñor amante;


1 comentario:

Ricardo M. dijo...

Unas imágenes preciosas.
Un saludo

Páginas vistas en total

Entradas populares

Buscar este blog

Labels

About This Blog